El Parque Madidi reabre sus puertas al turismo con venia de la TCO

Una vista del Parque Nacional Madidi. (Foto: lahora.com.ec)

Texto: Sandra Arias

La primera semana de octubre, el Parque Nacional Madidi, el área protegida con mayor biodiversidad, recibió a los primeros cinco turistas después de meses de inactividad debido a las restricciones por la emergencia sanitaria a causa del coronavirus. La Tierra Comunitaria de Origen (TCO) San José de Uchupiamonas dio vía libre a la actividad respetando las medidas de bioseguridad instruidas por el Gobierno y las de la propia TCO, informa Alex Villca Limaco, un indígena, profesional en Turismo, que dirige un emprendimiento ecoturístico en la zona y es un férreo defensor de la naturaleza.

Madidi Jungle Eco Lodge, el emprendimiento donde Villca participa con su familia, comenzó a retomar tareas desde la última semana de septiembre. Trabajaron en la habilitación de senderos, mantenimiento y limpieza de cabañas, comedor, cocina y el área de descanso para el personal.

Los primeros en llegar fueron una pareja de trinitarios que arribó el 3 de octubre. Pocos días después llegó un grupo investigadores de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) en un viaje de trabajo.

La primera pareja de turistas llegó de Trinidad. (Cortesía Madidi Jungle Eco Lodge)

Villca cuenta que los dos primeros se veían un poco temerosos, algo que justifica después de varios meses en cuarentena y con miedo al contagio de la COVID-19. El segundo grupo se veía más relajado.

Previamente, se notificó la determinación de la TCO al Ministerio de Medioambiente y Agua, al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) y a las Gobernaciones de La Paz y Beni. El trabajo se sujeta a los seis protocolos establecidos por el Viceministerio de Turismo, que fueron coordinados con el Ministerio de Medioambiente y Agua. Cuatro guardan relación con las operaciones ecoturísticas como el transporte pluvial, hospedaje, guías locales y servicios de alimentación. El protocolo para operadores de turismo también se aplica porque Madidi Jungle Eco Lodge tiene una oficina en Rurrenabaque, pero es muy corto el tiempo que el personal entra en contacto con el turista. Antes de la emergencia sanitaria, se recogía al visitante del aeropuerto, era llevado a la oficina para una explicación sobre las actividades y luego trasladado al hospedaje. Ahora ese procedimiento se redujo, envían un taxi al aeropuerto y lleva a los pasajeros directamente al hospedaje, eso reduce el contacto personal.

“El primer contacto es importante para romper el hielo con los huéspedes y hacer que su experiencia sea agradable y de mucha relajación, pero tanto por las normas de bioseguridad instruidas por el Gobierno y la definidas por la TCO Uchupiamonas, tenemos que readecuar los procedimientos”.

Un grupo de investigadores llegó en un viaje de trabajo. (Cortesía Madidi Jungle Eco Lodge)

Protocolo

Para el turista que adquiera un servicio el primer requerimiento es la firma de un contrato de servicios con la presentación de una prueba rápida negativa a COVID-19. Se exige al turista tener barbijos estándar, sobre todo para los recorridos. Si alguno presentara síntomas sospechosos, el protocolo indica que debe ser aislado y reportar el caso al Servicio Departamental de Salud (SEDES).

Se sugiere a los pasajeros llevar tarjetas de débito o crédito y evitar el uso de dinero físico, también desinfectar sus manos luego de hacer pagos.

Antes, la idea era que el comedor sea el área de socialización entre los visitantes, ahora cada grupo tiene asignada su mesa, sillas y utensilios hasta que termina el viaje.

“Para el personal también es un desafío porque tenemos que cuidarnos lo más posible sin descuidar el bienestar y disfrute de los huéspedes”, dice Villca. La instrucción es que al iniciar y terminar una actividad el lavado de manos debe ser de 40 a 60 segundos de duración y la desinfección con alcohol o gel por 20 a 30 segundos.

El ingreso de los trabajadores es supervisado para identificar enfermedades respiratorias y, de ser así, son enviados a reposar para evitar posibles riesgos. Para prestar el servicio a dos visitantes se necesita de ocho a 10 personas.

En el recorrido por los senderos, el guía local debe mantener un metro y medio de distancia de los turistas, la idea es que cada grupo no sea mayor a las cuatro o cinco personas.

La doctora Sonia Torrico, docente investigadora de la UMSS, fue parte del segundo grupo junto a dos colegas. Cuenta que el viaje estaba planificado desde 2019 en el marco de la investigación para una tesis doctoral sobre los hongos del Madidi.

Decidieron trabajar con Madidi Jungle porque tenían referencias de un científico norteamericano que contó que tuvo una excelente experiencia.

“Nos ayudaron bastante, ha sido un servicio completo. Evitamos las actividades recreativas y acordamos que manejaríamos nuestro tiempo. Nos colaboraron muchísimo, el guía conoce bastante. Incluso hicimos un recorrido nocturno en busca de hongos bioluminiscentes y, aunque no los pudimos encontrar porque octubre es época seca, hemos obtenido cosas muy interesantes. Es una experiencia única que recomiendo a todos”.

Torrico no solo destaca la experiencia, conocimiento y profesionalismo de los guías, sino también el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

Oficialmente, el Sernap aún no abrió las áreas protegidas al turismo, pero prepara a las comunidades en protocolos de bioseguridad para retomar la actividad.

Villca cuestiona las restricciones porque en las ciudades capitales el turismo ya retomó actividades y porque contravienen el ejercicio de la libre determinación y autogobierno de la TCO. “Quieren hacernos firmar un documento de descargo en caso de muerte por COVID-19 o de la aparición de un caso positivo, ese requerimiento no se exige a los operadores en las ciudades. Entonces ¿por qué hacerlo con los pequeños emprendimientos?”.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo interno regresará más rápidamente que los viajes internacionales, lo que representa una oportunidad para que tanto los países desarrollados como los países en desarrollo se recuperen de las repercusiones sociales y económicas de la pandemia de COVID-19.

Leer más: https://pulsoempresarial.com.bo/la-omt-mira-hacia-el-turismo-interno-como-impulso-a-la-recuperacion-del-sector-en-el-mundo/

Fauna silvestre del Parque Nacional Madidi (Facebook Madidi Jungle Eco Lodge)

Sobre el emprendimiento ecoturístico

Madidi Jungle Ecolodge es un emprendimiento de ecoturismo de bajo impacto ambiental, gestionado y operado 100% por familias indígenas provenientes de San José de Uchupiamonas y opera desde 2011. Está ubicado en el Parque Nacional Madidi a tres horas de viaje en bote desde Rurrenabaque y ofrece a los visitantes transporte en bote, hospedaje en cabañas de estilo tradicional amazónico, alimentación con productos orgánicos y guías locales bilingües (español e inglés).

Se caracteriza por su servicio de alta calidad y responsable con el medioambiente.

Los guías locales son indígenas nacidos y crecidos en la selva, orgullosos de compartir su saber ancestral y científico durante las actividades programadas y aun en su tiempo libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *